Por Horacio Marchand

Una marca es una promesa, y así como se asocia a compañías y productos, también puede referirse a marcas de personas. Una marca personal es poderosa si es congruente, refleja integridad, consistencia y frescura; además de contestar a las preguntas: ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí?.